¿Qué es un Doula?

Una doula es una persona experimentada en la ayuda al nacimiento que proporciona un apoyo continuo (información y sostén emocional y físico) a las mujeres embarazadas, antes, durante y justo después del parto. Las doulas acompañan a las mujeres que dan a luz en hospitales, en casas de partos y en sus domicilios.

La primera misión de la doula es informar positivamente de la experiencia de la maternidad y del parto a las mujeres embarazadas y a sus familias. El cuidado de una doula se basa en el conocimiento de que el apoyo emocional continuo y la confianza durante el proceso de parto mejoran y facilitan todas las fases de la maternidad en gran medida. Es la persona elegida por la mujer y/o la pareja para protegerles en su experiencia del nacimiento y asistirles en su transición hacia la maternidad y paternidad. Puede ofrecer información, consejo y soporte, pero no está cualificada para desarrollar ninguna tarea clínica. Sin embargo, puede tener amplios conocimientos sobre masaje, reflexología, aromaterapia y lactancia.

Uno de los aspectos que diferencia el papel de la doula es su cuidado continuo. Cuando el trabajo de parto empieza, ella está junto a la mujer hasta el final. Todas las necesidades se han establecido y se ha acordado de antemano, no hay cambios de turnos ni otras obligaciones. La doula puede dedicar varias horas al día ayudándola en la lactancia, preparando comida o atendiendo a los hermanos mayores.

Pero, en realidad, ¿qué cambia con una doula?       

Según varios estudios americanos y el libro Mothering the Mother. How a Doula Can Help You Have a Shorter, Easier and Healthier Birth (1993) contar con una doula en tu parto te puede aportar las siguientes ventajas:

  • 50% menos cesáreas
  • 25% parto más corto
  • 60% menos peticiones de epidural
  • 40% menos uso de oxitocina sintética
  • 30% menos uso de analgésicos
  • 40% menos uso de fórceps
  • Mejora el vínculo padres-bebé
  • Menos problemas con la lactancia
  • Menor incidencia de depresión posparto

Un estudio de la universidad Case Western Reserve en Cleveland, Estados Unidos, mostró que mientras el 63% de las mujeres que no tuvieron el apoyo de una doula necesitaron de una cesárea tras la inducción del parto, sólo un 20% de aquellas que tuvieron a una doula con ellas la requirieron.

¿Te has planteado alguna vez qué puede hacer por ti una Doula? ¿Quieres una consulta gratuita y sin compromiso para hablarlo? Aquí tienes el enlace para pedir un primer encuentro gratuito para conocernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *